La mamá de todos los pollitos. Sol en Cáncer


Yo siento, y siento muchísimo, como buena Cáncer soy bastante emocional, así no se vea, así haya aprendido a disimularlo, así no lo demuestre. Pero más allá de la emocionalidad y superficial dureza, ¿cómo se siente tener el Sol en Cáncer?

Bueno, hay que empezar por decir que Cáncer es un signo cardinal, líder y emprendedor por excelencia, en él está empezar, promover inicios. Es el primer signo de Agua lo que lo hace sensible y fácilmente vulnerable, así exteriormente se muestre inquebrantable e impenetrable -por eso su polaridad negativa de 'no mostrar-.

La comparación con el cangrejo no podría caer mejor, su carcasa es dura aunque su carne es blanda por dentro, y sus tentáculos gigantes los usa para ‘aferrarse y no dejar ir’. El cangrejo vive en el mar, moviéndose como péndulo entre el vaivén de las olas, las que van, las que vienen, ir y venir, pasado y futuro, nunca las olas son estacionarias; la gran lección del cangrejo es aprender a abrir sus tenazas para soltar desde hijos hasta grandes amores, para dejar ir y lograr vivir en el presente, ¡y qué lección!

Tradicionalmente la casa IV está relacionada con Cáncer, es la casa del hogar, de la familia, de la madre, el Sol en Cáncer es seguro de sí y tenaz -aunque puede ser muy inseguro hasta tener complejo de inferioridad-, es la leona que da la batalla por su cría y por su clan –sin importar el sexo-, con un Cáncer uno está protegido a capa y espada. Pero así como brinda seguridad también la necesita, no tardará en dar un paso hacia atrás y esconderse si se siente amenazado, y ahí su extrema susceptibilidad lo vuelve quisquilloso y cauteloso como un zorro.

Debo confesar que soy fan de coleccionar cuanta pendejada haya, guardo con celo cartas, notas, la vela, la caja donde venía la vela ja, ja, ja, agendas con vainas que escribí en el 2006, etc. Cáncer es un gran coleccionista y tiene una memoria extraordinaria, como vive tambaleándose entre el pasado y el futuro le gusta atesorar historias, papeles, empaques, cualquier cosa que lo transporte a ‘ese momento’.

Cáncer es ‘la mamá de los pollitos’ así que viene con el chip del ‘ahorro’, en aras de preservar la seguridad de su clan ha desarrollado una extraordinaria habilidad para rendir un plato en veinte porciones, sin embargo, su instinto maternal y protector lo hacen ser muy posesivo y celoso con ‘lo suyo’.

A Cáncer lo rige la Luna así que quien esté ahí deberá saber que la montaña rusa de emociones será recurrente. La Luna es el astro del sistema solar que más rápido se mueve, tiene ciclos de 28 días y tarda en transitar cada signo casi día y medio, tan solo en una semana se pueden vivir como mil ciclos emocionales. Y ahí es donde Cáncer debe madurar, por su naturaleza emocional e introspectiva suele tener problemas al reaccionar por instinto, una vez se da cuenta del problema cae en la auto conmiseración. Cuando un Cáncer no está conectado puede ser muy inestable al punto de volverse insoportable, ofendiéndose por todo y actuando como un niño caprichoso. Y cuidado con su extrema imaginación, así como tiene excelentes capacidades psíquicas –como buen signo de agua- también tiene la capacidad para inventarse historias en su cabeza dignas de un Óscar.

¿Dónde se mueve bien el cangrejo?

Bueno, a Cáncer le va muy bien en todo lo que tenga que ver con comida pues, además de que le encanta comer, tiene una fuerte relación fisiológica con sus senos –que sirven para proveer y alimentar-, estómago y aparato digestivo, de ahí que siempre esté propenso a somatizar en esas áreas y sufrir úlceras, gastritis, hidropesía, problemas en el útero y en los senos. También lo hace divino trabajando con el ‘hogar’, cuidando niños o economizando. Como es de agua le sienta bien trabajar con líquidos, con el mar o cerca de él, puede ser muy buen marino, ama de casa, arqueólogo, hotelero, fabricante de vinos y hasta cobrador.

Con el Sol en Cáncer…

Se aprende a ser hogar para uno mismo, ser consciente de todo lo que entra y el efecto que hace en el cuerpo. Entrar en contacto con el nutrir, aprender a nutrirse, sanar la madre que todos llevamos dentro, sanar a las madres y abuelas, sanar todo el linaje femenino familiar herido. Entender que mamá es cada uno para sí, que no hay mejor protector que el instinto y la conexión con él, que si realmente se está en sintonía con el poder maternal no se actúa por miedo, se actúa por amor, esa es la vasta diferencia entre el instinto que responde por paranoia y el que responde por intuición.

Se aprende a dejar ir, entendiendo que para avanzar hay que soltar, que el camino no se puede caminar si la maleta del pasado es demasiado pesada.

Si usted es un Cáncer intente vestirse de blanco más seguido, si conoce un Cáncer regálele algo de plata, este es el metal de la Luna, la capacidad de reflejar y responder.

Avanti.

#Cáncer #Sol #Solsticio #Madre

105 vistas
La Concha

 

La Concha is the personal online space of Maria Conchita Acuña a.k.a La Concha where love and trends, astrology and perpetual crushes are shared everyday.

© 2023 por Creativo. Creado por: La Concha

¿Quieres más perlas?

¿Le gustó el sabor de mi concha, se comería otra, quiere ponerle limón?Escríbame para encontrar más, tengo un montón de conchas que esperan ser abiertas.