Neptuno retrógrado, ¡así creo yo!


Quién no se ha deleitado con la historias de Julio Verne en “20.000 leguas de viaje submarino”, “Viaje al centro de la Tierra” y “De la Tierra a la Luna”. Era único, lograba crear un mundo de fantasía y convertirlo en realidad, un loco ‘visionario’ pues sus fantásticas obras tenían lugar en el futuro. Para algunos fue un soñador de una ciencia ficción imposible de realizar. No fue así.

Neptuno fue descubierto en 1846 por Johan Galle en el Observatorio de Berlín gracias a los cálculos predeterminados por el astrólogo Urbain Le Verrier del observatorio de París. Fue a este último a quien le correspondió bautizarlo, dándole el nombre de Neptuno (Poseidón) por su color verde-azul tan parecido al mar.

Neptuno tiene un ciclo de 168 años y su descubrimiento coincidió con acontecimientos justamente relacionados con la naturaleza Neptuniana. Los anestésicos y el éter (un gas que necesita ser herméticamente encerrado porque se ‘escapa’, Neptuno está relacionado con el escapismo), por ejemplo, fueron introducidos en la práctica quirúrgica en ese entonces.

Neptuno representa la sensibilidad, el refinamiento y/o la purificación a través de la disolución, actúa con sutileza y algo de falta de materialidad. Tiene que ver con las facultades perceptivas más sutiles, buscando experiencias más allá de la forma material, de ahí que sea el planeta de la inspiración. Es la fuente de las alucinaciones y de la histeria en los trastornos mentales, es el que crea el trance y las capacidades psíquicas de los médium espirituales, es el que actúa en el caso del hipnotizador e hipnotizado. Pero así como representa lo más altos ideales espirituales, humanistas y místicos, también da una fuerte tendencia al escapismo, al auto engaño, a la deshonestidad y la falta de practicidad; él también puede ser de pensamiento confuso rayando en lo caótico. Es el sutil arquitecto de la fantasía, la auto destrucción, la ilusión y la desesperación a través de las fuerzas ocultas en nuestro subconsciente.

Cuando se nace con Neptuno retrógrado el dharma o karma viene del aprender a distinguir de lo que es real y lo que es ilusorio. Existe una dualidad que lleva al nativo a vivir sueños o soñar con alcanzar metas, que pueden ser realizables o totalmente irreales. Con frecuencia se vive en un mundo de fantasía o en un mundo de sueños realizables que se vuelven realidad al ser puestos en un mundo real. Quienes nacen con este planeta retrógrado son seres altamente intuitivos y por lo general, presienten y saben cómo van a terminar las cosas mucho antes de comenzarlas. Sin embargo, no siempre hacen caso de ello pues la mente consiente o la razón lógica, manejadas y distorsionadas por el ego, no permiten que vean lo que hay que ver y si ven aquello que es deseado desde el puro ego. Personalmente me considero ganadora de medalla de oro en este tema (tengo casi todos los planetas retrógrados, incluido Neptuno), en no atender mi mente subconsciente, cosa que por supuesto me ha dejado resultados nefastos y además grandes lecciones de vida. Lucho con mi ego a diario, reconozco que el camino es largo y falta mucho, pero se ha progresado.

Son seres introspectivos respectos de ellos. Las circunstancias engañosas o misteriosas los obligan a una permanente revisión de las actitudes psicológicas. Casi siempre son seres medio ‘incomprendidos’ por sus congéneres pues los únicos que entienden sus razones y su comunicación con el alma son ellos mismos, cosa que los lleva a tener que desarrollar una espiritualidad ‘hecha a su medida’, alejada de las instituciones formales o tradicionales, tomando de cada creencia o sistema religioso preceptos que se ajustan a sus ideales. Poco a poco van desarrollando una manera muy especial y personal de ver la vida, con el tiempo aprenden a hacer parte de la conciencia universal de la que estuvieron abstraídos, en muchos casos no cuentan con palabras para explicar las singulares formas de su alma.

Aquellos con Neptuno retrógrado o cualquier planeta con esta moción, tendrán que aprender a integrar los sueños, los sentidos, los ideales y las propias experiencias que traen a esta vida para saber cuáles de ellos tienen una connotación kármica que hay que integrar a esta vida presente. El pasado hay que recordarlo para reconciliarse con él y evitar seguir patinando sobre lo que es doloroso u oprime, vida tras vida.

Tienen una gran capacidad para soñar y recordar sueños, adoran entregarse a las mieles del mundo onírico pues saben que en él habita una cantidad enorme de información y riqueza, obtienen respuestas a muchos interrogantes cuando logran hacer conexión con el campo astral. Acá deberán ser cuidadosos y respetuosos pues pueden ser susceptibles de conectar con la energía que ellos elijan, por eso el discernimiento de la realidad debe ser la máxima. Los temas dónde se sentirá esta energía estarán regidos por la casa de la carta natal donde Neptuno retrógrado se encuentre.

Cuando Neptuno se pone directo…

Cuando se nace con Neptuno retrógrado y éste se pone directo por progresión secundaria su influencia es sutil, muy lenta y progresiva. La creatividad se activa y algunas cosas que estaban en el inconsciente afloran, permitiendo que un nuevo ser salga a la luz, uno más en paz y consciente de su propia divinidad y al servicio de la colectividad, es eso lo que busca Neptuno, profundizar en los más altos niveles de humanidad. Ahí ya Neptuno habrá quitado todo aquello que separa al ser de la Unidad.

Cuando se pone retrógrado…

Cuando se nace con Neptuno directo y en algún punto de la vida adopta la moción retrógrada pueden ocurrir dos cosas; la primera, que el nativo empiece a entender e interiorizar de manera más serena y menos conflictiva todos los asuntos que Neptuno rige según la casa donde esté, se empieza a entender que hay cosas que no se pueden cambiar pero si evitar que sean motivo de sufrimiento; la segunda, que la persona evite hacerle frente a todos esos desafíos que Neptuno representa, ignorando o retirándose antes de enfrentar esta situación kármica.

Los planetas inclinan pero no obligan, el destino no está completamente marcado por el mapa natal, pero éste si da una idea del camino a recorrer; el Universo tomó una bella fotografía del cielo justo en el momento en que nacimos.

Avanti.

Fuente:

Manual de Astrología Moderna. Eloy R. Dumón.

Planetas Retrógrados y Reencarnación. Martin Schulman.

Los Planetas Retrógrados. Erin Sullivan.

#reencarnación #Neptuno #retrógrado #LaConcha #Karma

113 vistas
La Concha

 

La Concha is the personal online space of Maria Conchita Acuña a.k.a La Concha where love and trends, astrology and perpetual crushes are shared everyday.

© 2023 por Creativo. Creado por: La Concha

¿Quieres más perlas?

¿Le gustó el sabor de mi concha, se comería otra, quiere ponerle limón?Escríbame para encontrar más, tengo un montón de conchas que esperan ser abiertas.